jaione-terapia-psicologica-getxo

Ruptura y duelo

Las rupturas de pareja pueden marcar un antes y un después en nuestras vidas, desencadenando complejas reacciones emocionales, como tristeza, sensación de vacío y alterar nuestro interés por actividades previamente disfrutadas. 

duelo-icono

El duelo de pareja

El duelo de pareja es un viaje emocional que sigue a la ruptura de una relación íntima significativa. A diferencia del duelo por fallecimiento, el duelo sentimental se enfrenta la complejidad de la continuidad de la vida de la otra persona.

Se caracteriza por una profunda tristeza y dolor, y frecuentemente se acompaña de un fuerte deseo de volver a recuperar a la persona. Puede surgir también un sentimiento de vacío y entumecimiento, como si nada tuviera sentido, o incluso una molestia contigo mism@ por no manejar la situación según tus propias expectativas. 

La inquietud por no lograr la recuperación o por la incapacidad de enfrentar la situación forma parte integral del proceso de duelo.

En el plano físico, el duelo puede manifestarse en dificultades para alimentarse, dormir o en sensaciones de náuseas. Estos estados emocionales son variables, oscilando entre diferentes intensidades. Todos estos aspectos son normales y constituyen una parte esencial del proceso de duelo, necesario para asimilar la ruptura.

Las circunstancias de la ruptura afectan al duelo:

Una ruptura sentimental puede desencadenar un proceso de duelo tan variado y complejo como la relación que se ha perdido. Algunos aspectos que influyen en el duelo incluyen:

  • Quién terminó la relación.
  • Si la ruptura es esperada o repentina.
  • Si existen coflictos no resueltos en la relación.
  • Apoyo y comprensión del círculo cercano.
  • Circunstancias personales: Los sucesos concurrentes en la vida pueden afectar el espacio emocional disponible para el duelo, como problemas familiares, laborales...

¿Cuándo pasa a ser un duelo complicado?

El duelo a menudo se experimenta en oleadas emocionales que, con el tiempo, se espacian y se vuelven más manejables. Eventos importantes, especialmente aquellos que se viven por primera vez sin la presencia de la ex-pareja, pueden avivar nuevamente el sentimiento de pérdida.

El proceso de sanación es intrínsecamente personal y no sigue un patrón preestablecido ni una temporalidad definida. Sin embargo, cuando las emociones siguen siendo tan intensas como al principio y continúan interfiriendo en la vida cotidiana, puede ser esencial buscar ayuda profesional.

Un duelo prolongado puede sumergirnos en una sensación persistente de soledad, intensificando el deseo de reconectar con la ex-pareja. Esto puede obstaculizar el avance personal y afectar todos los ámbitos de la vida.

Posibles pensamientos, sensaciones y comportamientos relacionados con el duelo:

PensamientosSensaciones y emocionesConductas
Pensamientos sobre la injusticiaTristezaReflexionar y Rumiar sobre lo que pudo haber sido.
Preocupaciones sobre cómo vas a sobrellevarloAnheloEvitar Recordatorios
Pensamientos sobre la posibilidad de reconciliaciónEnfadoBuscar Distraerse
Preocupaciones sobre la soledadVacío Aislarse
Cuestionamientos sobre la autoestima y el valor personaAnsiedadComunicarse en Exceso con la expareja
Desear haber hecho las cosas de manera diferente lo que deberías haber hecho o dichoIncredulidad e impotenciaCambiar Hábitos
Pensamientos sobre cómo van a ser las cosas diferentesSentir arrepentimiento y culpaSobrecargarse de tareas
Recordar situaciones relacionadas con la persona o la relaciónDesesperanzaMirar fotos
Sueños o pesadillasIncapacidad para comerBuscar apoyo
Revivir recuerdos felicesOtros: Cansancio, shock, irritabilidad, olvidos y emociones intensas Expresar Emociones en Redes Sociale

Cómo pueden otras personas comportarse respecto a tu duelo

La experiencia del duelo tras una ruptura suele ser frecuentemente subestimada, lo cual puede clasificarse dentro de lo que se denomina ‘duelo desautorizado‘.

Este término refleja la tendencia social a minimizar el impacto emocional de la ruptura, asignando arbitrariamente un periodo de ‘recuperación’ que no necesariamente se alinea con el proceso personal de cada individuo.

Esto lleva a que puedas encontrarte con reacciones de tu entorno que esperan una pronta superación, con preguntas o comentarios como «¿Aún no lo has superado?». 

Esta falta de comprensión complica aún más el proceso, subrayando la importancia de buscar un espacio de apoyo donde se validen tus emociones y sentimientos, permitiéndote sentirte comprendido/a y acompañado/a en tu camino.

Tratamiento para el duelo por ruptura

En la terapia de duelo, es esencial adaptarnos a las circunstancias únicas de cada persona, reconociendo la singularidad de cada proceso de duelo.

Siguiendo la perspectiva TCC y ACT abordo los siguientes aspectos clave:

  • Aceptación de la realidad: Aceptar la ruptura y el dolor que conlleva es el primer paso. 
  • Reconocer tus sentimientos sin juzgarlos.
  • Reconocimiento de la conexión común: Entender que el sufrimiento y la pérdida son experiencias universales.
  • Reestructuración del pensamiento: Identificar y cuestionar cualquier pensamiento negativo o irracional post-ruptura, como la culpabilización o la idealización de la relación, y sustituirlos por otros más balanceados y realistas.
  • Gestión emocional: Desarrollar estrategias para manejar las emociones intensas, utilizando técnicas como la respiración consciente, mindfulness o la escritura, puede prevenir que estas te sobrepasen.
  • Reconstruir un autoconcepto independiente y positivo.
  • Reconexión con valores y objetivos personales.
  • Desarrollo de nuevas habilidades de afrontamiento.
  • Fomentar la búsqueda de soporte social.

Mi labor consiste en acompañar, guiar y apoyar a la persona en su proceso de duelo, proveyendo las herramientas y el espacio necesario para encontrar un nuevo sentido de continuidad a pesar del dolor.