jaione-terapia-psicologica-getxo

Duelo Perinatal y reproductivo

El duelo perinatal supone la pérdida del bebé durante el embarazo, en el parto o poco después de nacer. Por su parte, el duelo reproductivo implica la incapacidad de concebir.

Ambos pueden tener efectos devastadores en el bienestar psicológico, llevando a respuestas prolongadas de duelo.

duelo-icono

¿En qué consiste el duelo perinatal?

El duelo perinatal se define como el proceso de duelo que se experimenta después de la muerte de un bebé durante el embarazo, el parto o en el primer mes después de su nacimiento.

Se caracteriza por ser particularmente complejo y a menudo es incomprendido socialmente, lo que lleva a que se viva en la intimidad.

Esta falta de apoyo y comprensión, puede hacer que las personas que lo viven se aíslen, agravando el sufrimiento.

Aspectos emocionales y físicos del duelo perinatal

A pesar de que cada duelo es único y personal, existen características comunes:

  • Sentimientos intensos de tristeza y dolor. Puede surgir también un sentimiento de vacío y entumecimiento, como si nada tuviera sentido.
  • Sentimientos intensos de añoranza y comportamientos de búsqueda, como esperar oír el llanto del bebé o sentir movimientos en el vientre.
  • Sentimientos de enfado, ira o frustración.
  • Culpa y auto-reproche: Es común que los padres se cuestionen si pudieron haber hecho algo diferente para evitar la pérdida.
  • Preocupación por el bebé perdido: Pensamientos constantes sobre el bebé y lo que podría haber sido.
  • Síntomas disociativos: Algunos padres pueden experimentar una sensación de irrealidad o de estar desconectados de los demás o de sus propias emociones.

Todos estos aspectos son normales y constituyen una parte esencial del proceso de duelo, necesario para asimilar la pérdida.

En caso de convertirse en un duelo prolongado, la afectación será mayor y puede desencadenar otros problemas psicológicos, como depresión o ansiedad. 

¿En qué consiste el duelo reproductivo?

El duelo por reproductivo o duelo por infertilidad es un proceso emocional complejo que experimentan algunas mujeres o parejas cuando se enfrentan a la dificultad o imposibilidad de concebir un hijo.

Este tipo de duelo puede ser profundo y doloroso, ya que involucra la pérdida de un sueño y de expectativas futuras relacionadas con la maternidad o paternidad.

Cada persona/pareja vive el proceso duelo de manera única, pero hay algunos aspectos comunes:

  • Impacto en el sentido de identidad y propósito: Sensaciones y pensamientos de  ser personas incompletas por no poder concebir.
  • Muchas personas sienten que quienes les rodean no comprenden su dolor.

En el caso de las mujeres, los tratamientos invasivos y las fluctuaciones hormonales pueden causar un dolor significativo, exacerbando el trauma emocional asociado con la infertilidad.

  • Tensión en las relación: La presión emocional puede causar tensiones en las relaciones de pareja, familiares y sociales.
  • Otras emociones: Tristeza, culpa, vergüenza, ira, frustración.

Al igual que el duelo perinatal se describe como un duelo desautorizado, debido a que la sociedad no siempre reconoce o valida el dolor asociado con la incapacidad de tener hijos.

Este tipo de duelo puede ser minimizado o ignorado, haciendo que las personas que lo experimentan se sientan aún más aisladas y sin apoyo.

¿Cómo se convierten en duelos complicados?

El duelo puedo  resulta cuando a pesar del paso del tiempo la intensidad de las emociones no decrece y repercute en todos los aspectos de la vida de la persona.

El proceso de duelo puede convertirse lo que denominamos los psicólogos como duelo complicado  cuando a pesar del paso del tiempo la intensidad de las emociones no decrece y repercute en todos los aspectos de la vida de la persona.

Además el duelo complicado puedes desencadenar otros problemas psicológicos.

Entre las complicaciones más comunes se encuentran la depresión mayor, pensamientos suicidas, deterioro cognitivo, y la aparición de síntomas psicóticos.

Estas consecuencias destacan la importancia de abordar el duelo de manera adecuada y buscar apoyo profesional cuando sea necesario, para prevenir el agravamiento de la salud mental.

¿Cómo podemos ayudar a alguien que lo está experimentando?

Brindar apoyo a alguien que enfrenta la infertilidad o el duelo perinatal es una tarea delicada que requiere empatía y paciencia.

Nuestro instinto natural es querer ayudar y aliviar su dolor de alguna manera.

Sin embargo, casi siempre, lo más valioso que podemos ofrecer no son consejos ni soluciones, sino simplemente nuestra presencia, escucha y comprensión.

Una escucha sin juicios, sin intentar corregir o modificar su experiencia, validará sus sentimientos y emociones.

Lo que necesitan es saber que estás ahí, y que sus emociones son entendidas y aceptadas.

Tratamientos Psicológicos para el duelo complicado

La comprensión y validación son esenciales en el abordaje terapéutico, ya que cada persona vive este proceso de manera única.

Tanto la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT), como las técnicas de la Terapia Cognitivo-Conductual (TCC) se han revelado como enfoques eficaces.

Brindan apoyo psicológico individual, en pareja o familiar, ofreciendo un entorno seguro para procesar los sentimientos relacionados con la pérdida o la infertilidad.

Por su parte, los grupos de apoyo también suelen resultar de gran ayuda, ofreciendo un espacio de comprensión y solidaridad que puede mitigar la sensación de aislamiento.

En definitiva, resulta necesaria una atención compasiva y personalizada que atienda las múltiples dimensiones de esta profunda experiencia personal.