jaione-terapia-psicologica-getxo

Trastorno de ansiedad por enfermedad (Hipocondría)

La ansiedad por la salud, también conocida como hipocondría, es una preocupación excesiva por tener o desarrollar una enfermedad grave. Afecta aproximadamente entre el 1 y el 10% de la población anualmente.
icono-psicoterapia

¿Qué es el trastorno de ansiedad por enfermedad (hipocondría)?

Quienes padecen de este trastorno suelen interpretar sensaciones corporales habituales o síntomas leves como indicios de afecciones serias, incluso cuando las evaluaciones médicas no respaldan esas preocupaciones.
  • Preocupación Excesiva: Un miedo constante a enfermedades graves.
  • Verificación y Autodiagnóstico: Chequeos médicos reiterados o evitación de consultas por temor a un diagnóstico adverso.
  • Interpretación Errónea de Síntomas: Malestares menores percibidos como graves.
  • Dificultad para Aceptar Reaseguros Médicos: A pesar de recibir confirmación médica, la preocupación no se disipa.
  • Impacto en la Vida Cotidiana: La ansiedad puede entrometerse en la esfera personal, laboral y social, alterando la rutina diaria.

Esta ansiedad puede desarrollarse tanto en personas saludables como en aquellas con una condición médica diagnosticada. 

La historia de Leire

A Leire, una joven de 29 años, siempre le había preocupado su salud, pero sin llegar al extremo. Sin embargo, un día llegó a casa a la madrugada tras salir de fiesta y beber alcohol y experimentó un ataque de pánico.

A raíz de ese ataque, comenzó a obsesionarse con los latidos del corazón. Se monitorizaba cada vez que «notaba» algo raro, sobretodo por las noches, lo que le impedía dormir.

Se hizo pruebas médicas que descartaron problemas cardíacos, sin embargo no pudo eliminar la ansiedad que la embargaba cada vez que su corazón latía un poco más fuerte o si sentía cualquier irregularidad en su ritmo.

Con el tiempo, esta preocupación se intensificó y se generalizó a otros miedos. Un dolor de cabeza le conducía a asumir que tenía meningitis o un tumor, si sentía un hormigeo creía que sufriría un ictus, y buscar síntomas en internet se convirtió en algo diario.

Esta preocupación constante le llevaba a acudir de manera cada vez más frecuente a profesionales médicos, que le aseguraban que no tenía nada grave, pero sus pensamientos catastróficos no cesaban.

¿Qué causa Trastorno de ansiedad por enfermedad?

No existe una única causa para el Trastorno de ansiedad por enfermedad.

Los factores que te hacen más propenso a desarrollarlo pueden incluir rasgos de personalidad, experiencias vividas y cuánta atención prestas a tu cuerpo y a las enfermedades. 

En cuanto a los desencadenantes, pueden incluir la proximidad a enfermedades físicas o mentales, sensaciones corporales como el dolor, ataques de pánico, cambios en la apariencia o en el funcionamiento, estrés, la muerte o enfermedad de alguien cercano, o aprender sobre una enfermedad.

¿Cómo se mantiene el trastorno de ansiedad por enfermedad (hipocondría)?

Este trastorno se mantiene activo a través de un ciclo de comportamientos y pensamientos ansiosos. Algunos de los factores más comunes serían:

  • Interpretar los desencadenantes como una amenaza.
  • Estar en constante búsqueda de síntomas.
  • Comportamientos de seguridad y evitación.
  • Imágenes intrusivas sobre enfermedades y la muerte.

La búsqueda de reaseguro, como las visitas frecuentes al médico o la investigación online sobre síntomas, proporciona alivio solo temporalmente, reforzando la preocupación a largo plazo.

Evitar situaciones consideradas peligrosas para la salud también perpetúa el trastorno.

Tratamientos Psicológicos para el trastorno de ansiedad por enfermedad (hipocondría)

Los tratamientos psicológicos con respaldo científico incluyen la TCC y la ACT. Algunos aspectos que trabajamos los psicólogos en terapia son:

  • Evaluar los costes y beneficios del cambio.
  • Entender más acerca de la normalidad de las sensaciones corporales.
  • Considerar diferentes interpretaciones de las experiencias.
  • Probar las creencias con experimentos conductuales.
  • Trabajar con los pensamientos e imágenes.
  • Experimentar con la reducción de comprobaciones y la búsqueda de tranquilidad.
  • Exponerte deliberadamente a tus preocupaciones.

Ciertos fármacos pueden ser útiles para reducir los síntomas de la ansiedad por la salud, aunque su efectividad parece ser menor en comparación con la TCC.