jaione-terapia-psicologica-getxo

Terapia de pareja, familiar y sistémica

La terapia sistémica se enfoca en para mejorar la dinámica y fortalecer los vínculos entre la pareja, familia o grupo.

Busca identificar y modificar patrones de comportamiento y comunicación disfuncionales, facilitando una mejor resolución de conflictos y creando un entorno más saludable.

icono-terapia-familiar

¿Qué es la terapia familiar?

La terapia familiar es una forma de psicoterapia que trabaja con familias y parejas para fomentar el cambio y el desarrollo.

En lugar de centrarse únicamente en la persona, esta modalidad terapéutica considera cómo las dinámicas familiares y las relaciones afectan a cada miembro.

Esta terapia trabaja para mejorar la comunicación, resolver conflictos y fortalecer los vínculos familiares.

¿Qué es la terapia sistémica?

La terapia sistémica es una extensión de la terapia familiar que se basa en la teoría de sistemas, la cual sostiene que los individuos no pueden ser entendidos en aislamiento de su entorno.

Esta terapia considera a las personas como parte de sistemas más grandes, como sus familias, comunidades y culturas, y analiza cómo las interacciones dentro de estos sistemas influyen en el comportamiento y el bienestar individual.

En la terapia sistémica, el enfoque no está únicamente en el individuo, sino en las relaciones y patrones de interacción dentro del sistema.

El objetivo consiste en identificar y cambiar los patrones disfuncionales que pueden estar contribuyendo a los problemas de la pareja, familia o grupo.

Los principios fundamentales de la terapia sistémica incluyen:

  • Interdependencia: Reconoce que los cambios en un miembro del sistema afectarán a todo el sistema.
  • Causalidad circular: En lugar de ver las relaciones de causa y efecto de manera lineal, se entiende que las interacciones son recíprocas y continuas.
  • Homeostasis: Los sistemas tienden a mantener el equilibrio y resistir el cambio, por lo que es necesario trabajar en el contexto del sistema para facilitar cambios duraderos.

Ambas terapias, familiar y sistémica, comparten la visión de que las relaciones y el entorno social son fundamentales para el bienestar individual y buscan mejorar la dinámica y comunicación dentro del sistema para promover cambios positivos y duraderos.

Qué abordamos en la terapia de pareja.

Algunos de los temas que comúnmente tratamos en psicoterapia son:

  • Comunicación Efectiva: Se trabaja en mejorar la capacidad de los miembros de la pareja para comunicarse de manera abierta, honesta y efectiva. Esto incluye aprender a escuchar activamente y expresar necesidades y sentimientos sin causar conflicto.
  • Resolución de Conflictos: La terapia enseña técnicas para manejar y resolver desacuerdos de manera constructiva, reduciendo la escalada de conflictos y promoviendo soluciones mutuamente satisfactorias.
  • Fortalecimiento del Vínculo Emocional: Se busca reforzar la conexión emocional y la intimidad entre los miembros de la pareja, mejorando el apoyo mutuo y la comprensión.
  • Manejo del Estrés y la Ansiedad: Se abordan las fuentes de estrés y ansiedad dentro de la relación, ayudando a la pareja a desarrollar estrategias para enfrentar estos problemas juntos.
  • Autoestima y Seguridad Personal: Se trabaja en mejorar la baja autoestima de cada miembro de la pareja, ya que una baja autoestima puede afectar negativamente la relación. La terapia ayuda a los individuos a sentirse más seguros y valorados dentro de la relación.

Qué abordamos en la terapia de familiar

Algunos de los aspectos comunes que abordamos los psicólogos son los siguientes:

  • Dinámicas Familiares y Roles: Se exploran y modifican los roles y las dinámicas dentro de la familia que pueden estar contribuyendo a los problemas y relaciones disfuncionales.
  • Manejo de la Ansiedad y el Estrés: Se desarrollan estrategias para que la familia en su conjunto pueda manejar el estrés y la ansiedad, tanto a nivel individual como colectivo.
  • Resolución de Conflictos Familiares: Se enseña a los miembros de la familia cómo resolver conflictos de manera efectiva, mejorando la comunicación y reduciendo la tensión.
  • Fomento de la Autoestima y la Confianza: Se trabaja en construir la autoestima de los miembros de la familia.
  • Apoyo Emocional y Psicológico: Se ofrece apoyo emocional y psicológico para ayudar a los miembros de la familia a enfrentar problemas individuales y colectivos, promoviendo un ambiente de comprensión y solidaridad.
  • Trabajar otros problemas que se dan en la familia: Problemas de Conducta y con los estudios en Adolescentes, falta de límites, duelos, etc.

Ambas modalidades terapéuticas comparten ciertos objetivos y técnicas, pero se diferencian en su enfoque y alcance.

La terapia de pareja se centra en mejorar la relación entre dos individuos, abordando directamente los problemas que afectan su vínculo.

Por otro lado, la terapia familiar considera a la familia como un sistema completo, trabajando en las interacciones y dinámicas que influyen en todos sus miembros.